Un dato quizás algo sorprendente y que puede desanimar a algunos es el hecho comprobado de que el 80% de las tiendas online no llegan a funcionar. A pesar de estar en Internet, mantener la tienda en línea supone una serie de gastos que no les reportan ingresos suficientes para que valga la pena. No obstante, las estadísticas de crecimiento del e-commerce reflejan todo lo contrario; un crecimiento elevado del número de personas que compran online y la facturación en los últimos años.

Todo esto lo único que quiere decir es que ese 20% que no fracasa se está comiendo la mejor parte del pastel. Es decir, que gran parte de los que tienen éxito están desarrollando acciones eficaces para vender en línea y conseguir que su tienda online sea rentable. ¿Qué tienes que hacer tú para que tu tienda línea funcione realmente?.

¿Qué hacer para que tu tienda en línea funcione?

La principal diferencia entre los que no consiguen vender y los que sí lo hacen es la actividad que realizan para conseguir ingresos; eso implica presupuesto, modelo de negocio, buena dirección, propuesta de valor y otra serie de factores. En la red, crear una tienda online y dejarla ahí esperando a que la gente compre sin que tú hagas nada no ayuda a conseguir ingresos. Es esencial llevar a cabo una serie de acciones de marketing y publicidad que te ayuden a generar ventas.

Esas acciones de marketing están enfocadas en varias áreas que conviene trabajar.

Por una parte, es imprescindible que prestes atención a tu posicionamiento en Google, tanto a través del tráfico pagado mediante los anuncios y mediante el tráfico orgánico. Estar en los primeros puestos de Google te permitirá obtener mayor número de visitas. Un blog integrado en tu tienda online, por ejemplo, y bien utilizado, te ayudará a mejorar tu posicionamiento.

Además del posicionamiento, hay otra serie de canales online que te permitirán vender con tu e-commerce. Lo primero y esencial es que debes contar con un newsletter, a través del cual debes compartir información de interés con los usuarios que siguen tu página y aprovecharlo también como canal de ventas para anunciar descuentos y ofertas especiales.

Otro elemento importante son las redes sociales, aunque éstas propiamente no tienen la función de venta directa. O al menos, no hasta hace poco, ya que Facebook ha incluido un botón de “comprar” que se puede añadir a los anuncios que hagas a través de Facebook Ads. Lo relevante, sin embargo, es que en las redes sociales la mayor parte del público no está en “modo comprar”, sino más bien disfrutando de un rato de ocio.

Conectar con tus clientes, aportarles contenido interesante y compartir artículos de tu blog te ayudará a conseguir que interactúen contigo, que te planteen sus dudas y que poco a poco vayas generando confianza y credibilidad entre ellos.

Estos son algunos de los elementos fundamentales para que tu tienda online no fracase. Aún con todo, has de tener claro que en Internet no hay fórmulas mágicas que te permitan garantizar un éxito asegurado. Debe trabajarse sobre la base de lo que puedes lograr, modificando los detalles, ideando nuevas campañas, para lograr objetivos significativos.

¿Es tu tienda online de ese 80% que no consigue despegar? ¿Qué acciones de marketing estás realizando con ella? Te invitamos a que nos plantees tus dudas y nos escribas en la pestaña contacto.